EL ZIELOU PUEDE ESPERAR

Es una historia como miles de las que estamos escribiendo últimamente, pero en esta cabe destacar que alguien esperaba un milagro.

Convocados como es costumbre para cubrir un Glamuroso evento, llegamos a un sitio ideal, el ambiente espectacular, la gente muy “guapa” y todo lleno de camareros y trabajadores regalando sonrisas…

Pero al ver el Photocall…. ¡¡¡Horror!!!!!

Un cartel de dimensiones reducidas en proporción al espacio del local, es elegantemente flanqueado por una manguera de incendios y la entrada a los baños. Visto lo visto, no estaba desencaminada la situación pues el escenario “gritaba” que alguien la había cagado.

Madrid, Spain, 10112016.Inauguran en Madrid un restaurante de "superlujo" ©  ROM / LAN - 10-11-2016.- Alejandro Lequio

Sabiendo a poco este detalle, resulta que en el ultimo momento quien o quienes se ocupasen de la producción, supongo que con la intención de hacernos sentir mas unidos por la intimidad que brinda la oscuridad, decide que poner luces que iluminen el photocall es algo peregrino que no viene a cuento, así que para a aquellos que saben un poco de que va esto os diré que el fondo, así como todo lo que rodeaba este lúgubre rincón tenia un tono muy similar al de el pasaje del terror.

El “photocall” si se puede llamar así, es un montaje de 4 paneles de foam cubiertos con un brillante adhesivo plástico de color negro con logos destacados en blanco. En resumen, un maldito espejo con pegatinas que no hay por donde agarrarlo. 

Al final decidimos colocarnos de forma estratégica aprovechando que somos pocos y tiramos en diagonal al Photocall para evitar quedarnos ciegos con el reflejo de nuestros propios flashes.

Y de personajes… ¿Que deciros de los personajes?  La agencia que nos convoca (KETCHUM) avisa desde el primer momento que ellos solo traen a un personaje, Ana Fernandez y que estará lo mas puntual posible ya que la recogía un coche en un rodaje y venia directamente. A la hora señalada el personaje esta donde tiene que estar y las chicas de la agencia que nos convoca se desvive por intentar que nuestro trabajo se desarrolle con toda la normalidad posible dentro de las Grotescas condiciones que se nos han ofrecido.

Ante la incertidumbre y confiando en que la lista de reclamo no es mentira, pedimos algún nombre y el primero que nos dicen es Alejandro Lequio que efectivamente hace acto de presencia. A partir de hay el tema empieza a caer en barrena, hasta el punto de que tras 35 minutos de expectativas y desilusiones ante una convocatoria que podría haber valido la pena, volvemos a la triste realidad y nos marchamos a casa con una colección de fotos, especialmente corta, que mandaremos a nuestros respectivos medios para que nadie pueda decir que no estuvimos allí o que no lo intentamos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s